Baterias moviles duran poco

¿A qué móvil le dura más la batería? (Trucos para alargar su duración)

Evidentemente, al que no se usa… No, en serio. Según varios estudios y por el testeo de los mismos usuarios, ningún terminal al que le des mucho uso con  flujo de datos (ya sea por su uso en redes sociales o por cualquier otro motivo que te haga «gastar» y «castigar» el terminal) le dura mucho mas de un día la batería. En mi experiencia personal, y con varios terminales (actualmente un Samsung Nexus S) y habiéndo probado varias baterías, optimizando el terminal para regular el consumo de recursos y demás, no logro pasar del dia de «vida».

Pero a lo que vamos, el teléfono que en estos momentos puede alardear de que su batería le permita «llegar» al día siguiente es el Samsung Galaxy Note 2 y el Motorola Razr Maxx. Ambos tienen una batería de Li-Ion de 3100 mAh y 3300 mAh respectivamente.

Enhorabuena por tanto para los poseedores de estos terminales, a los que no les hace falta «sufrir» para llegar a final del día. Para el resto de los mortales, aquí van unos trucos para intentar que nuestra batería nos dure más:

Notificaciones (push y pull)

Un silbido en WhatsApp, un sonido breve en Twitter y Facebook… Acabas de recibir una notificación. Lo que hay detrás de ese simple acto es un consumo elevado de batería, ya que las aplicaciones conectan continuamente con servidores (push) en tiempo real, lo que conlleva un consumo de datos y de batería.

Solución: Si tu móvil tiene la opción de notificaciones pull (el usuario es quién solicita la actualización), actívalo. También puedes emplear una configuración manual para las notificaciones o ajustar una reducción de las actualizaciones automáticas.

 

Conectividad inalámbrica

Conexiones como el GPS, el Bluetooth o el Wifi consumen bastante energía debido a su elevado consumo de datos. La primera, especialmente en sitios como Foursquare o Google Maps.

Solución: Es recomendable desactivarlas si no se están usando o configurar qué aplicaciones quieres que usen estos servicios ya que, por defecto, todas lo hacen.

 

Brillo de la pantalla

El brillo y la resolución de pantalla son auténticos carnívoros de batería. Sobre todo, en aquellos móviles que cuentan con pantallas táctiles superiores a las 3-4 pulgadas. La imagen se ve mejor y más nítida, sí, pero el consumo de energía es también mayor.

Solución: Ajustar el brillo manualmente según las necesidades del momento (si hay mucha luz exterior mantenerlo bajo; si hay poca, subirlo). Otro truco es apagar la opción de ‘Brillo automático’ ya que, aunque regula cuándo el teléfono necesita más o menos brillo, consume bastante batería.

La app para Android, Screen Filter, puede servir de complemento a estas acciones, ya que crea un filtro que regula el brillo en el ‘smartphone’ reduciendo el consumo.

 

Modo avión

Los móviles, por defecto, siempre se encuentran buscando redes para conectar (GPRS, 2G, 3G, 4G). El gasto de batería aumenta cuando entramos en una zona con cobertura baja o nula (metro, alta montaña).

Solución: Activando el modo avión, el móvil desconecta las redes, es decir, se pierde la experiencia de navegar por internet o recibir llamadas pero, por otro lado, se ahorra energía en zonas sin redes disponibles.

 

Vibración

Activar la vibración (en el móvil) también consume batería debido al motor que hace vibrar el móvil.

Solución: El modo silencio es el más adecuado, sobre todo, si tenemos el móvil a nuestro alcance.

Aplicaciones para ahorrar energía

Las apps no sólo gastan, también pueden ayudarnos a guardar recursos y alargar la vida útil del ‘smartphone’. Entre las más populares se encuentran Juice Defender (gratuita), Battery Widget Reborn (cuesta 1,99 euros) y BitDefender Power TuneUp (gratuita).

 

Con estos consejos, la batería de tu teléfono debería estar menos caliente al tacto y más verde a la vista.

Fuente de los trucos: gonzoo.com

¿Qué vale de hacer un Samsung? (*)

galaxy-s4-vs-galaxy-s3 Os habéis parado a pensar cuanto cuesta hacer un teléfono? A menudo se suele pensar por que existe tanta diferencia de precio entre los terminales «hinos» y los de  las grandes compañías como Samsung. Como norma general, justifican el precio diciendo que los componentes o la manufactura son peores, pero es eso cierto?

La mejor manera de comprobarlo es ver realmente y con los datos oficiales de la compañía, que le cuesta cada uno de sus nuevos smartphones.

 

Tenemos pues ante nosotros la lista de módulos y precios de los Galaxy S4 y Galaxy Note 3, y con ella vemos datos muy interesantes que nos hacen preguntarnos cómo es posible que algo que le cuesta intrínsecamente a Samsung poco más de 200 dólares luego pueda venderse por unos 600 dólares para el S4, más de 800 si tenemos en cuenta el precio europeo, u 800 dólares para el Note 3, que alcanza los 1.000 dólares según su precio europeo.

Como era de esperar, uno de los componentes más caros es la pantalla y sensor táctil, que llega a salir por 39 dólares en el caso del S4 y 61 en del Note 3, algo normal si tenemos en cuenta que se trata de una pantalla de 5,7″ Super AMOLED Full HD.

Luego nos encontramos con el SoC, con todos los componentes integrados por 49,50 dólares en el Note 3 y por un total de 59 en dos módulos para el S4. Pero lo interesante es ver como ciertos componentes tienen precios increíblemente baratos, como las baterías por 6 o 6,50 dólares, o la memoria interna, que a pesar de costar 4 dólares más para duplicarse, 15 por 32 GB, esa diferencia suele costarle al usuario de 10 a 25 veces más.

También la RAM es increíblemente barata en los dispositivos de Samsung, costando tan sólo 1 dólar más, 10, el que tenga 3 GB en lugar de 2. Merece especial atención ver como el coste del ensamblado y testeo es tan sólo de 9 dólares en el caso del S4 y de 13 dólares en el Note 3, una de las partidas más baratas.

Con todo esto tenemos un precio final de producción de 214 para el S4 y 232,50 para el Note 3. Por lo que el aumento de entre un 200 y un 400 % del precio para el S4, supuestamente se va en otros gastos y en beneficios. Algo que resulta curioso, ya que en el Note 3 llega a un 300 y casi 500 %.

Curiosamente, el coste del Galaxy Note II de Samsung es muy similar en su producción al del Note 3, pero curiosamente a Samsung le sigue siendo rentable venderlo por 500 dólares, 300 menos que el Note 3. ¿Tiene todo esto sentido?

Fuente Original- See more at: http://www.theinquirer.es/2013/10/04/cuanto-le-cuesta-a-samsung-cada-galaxy-s4-y-note-3.html#sthash.hNzhqz8i.dpuf